Jefes de mierda

Volviendo a lo del otro día no dejo de darle vueltas a esa frase del abogado de mi ex empresa "La hostelería es así" Dando por hecho que cobrar en negro, trabajar horas gratis, no disfrutar de los derechos mínimos como puede ser el disfrute de los festivos etc... son asuntos menores ligados a la propia naturaleza del oficio. Como si la hostelería, ese ente cuasi divino, se comportase a la manera de un ser vivo con sus funciones, estructura y aspecto propio codificado en su ADN.

Una polla como una olla, me digo.

El trabajo de camarero está bien regulado en el estatuto y convenio oportuno, con sus particularidades, obligaciones y derechos. Exacto, como lo has oído primo, igual que cualquier otro curro. Cierto que en mi empresa se defrauda a las arcas públicas a manos llenas, se modifica los salarios ilegalmente cuando les da la gana, no se compensan los festivos y muchas otras cosas más. Pero que un abogado, que debería velar por el cumplimiento de las leyes escrupulosamente,  lo asuma como algo natural, con el consabido la hostelería es así ya tu sabes mi amol, me enerva.

Supongo que estamos donde estamos por que los empresarios del sector son todos premios nobel. El analfabetismo reinante entre los dueños de los bares es asombroso. Quitando honrosas excepciones, el que no sabe hacer nada monta un bar. Gente rebotada de otros oficios; albañiles, transportistas, músicos, ricos que se aburren, ex concursantes de GH. Gente que asume como habitual que la hostelería es así, sólo cuando les conviene. Gracias a esta basura hemos llegado a esto. Un lugar donde parece que defraudar es obligatorio, cotizar a la seguridad social la totalidad del salario una quimera y respetar el límite de horas legales del trabajador ciencia ficción.

Trabajar gratis no es algo que nos podamos permitir muy a menudo. En ocasiones podemos colaborar con un amigo en algo que nos guste de manera totalmente desinteresada. Pero trabajar gratis un montón de horas para una basura humana al que no debemos nada y que vive infinitamente mejor que nosotros, debería estar excluido de nuestro comportamiento.

Si nosotros no cambiamos, los analfabetos seguirán pagando nuestras nóminas, nuestros despidos, nuestras pensiones.

Diréis que suelto este rollo por que estoy caliente. En realidad mi despido era algo esperado y creo tener todo bastante atado y bien atado. Vamos, que pagar me van a pagar todo, solamente me queda dejar pasar los meses, o eso espero.

En realidad lo que me asusta es haber visto las mañanas que he estado esperando en el semac de Madrid, todo tipo de trabajadores engañados por sus abogados, los de la empresa y el cuñado del jefe. Curritos dispuestos a aceptar cantidades miserables por despidos improcedentes de libro. Gente que aceptando lo injusto perpetúan la impunidad de esa gentuza.

Gente que seguramente, el día de mañana monte un bar.


1 comentario :

Publicar un comentario