The Mersey Beatles


Cantas las canciones como si nadie las hubiera cantado antes. Lo haces, incluso, como si supieras algo más que el estribillo. Entonces ya no importa una mierda el frío doloroso de las calles de Liverpool, su maldito invierno nuclear, como lo definió ted. Tienes el alma caliente y un brebaje llamado vino corriendo por las arterias.

Estás en The Cavern. No en la auténtica, si no en la imitación que han construido en el sótano de al lado, a unos pocos metros y cuatro décadas de distancia.

No están sonando los Beatles si no la imitación llamada Mersey Beatles. Todo es un sucedáneo preparado para que gente como yo, que siempre ha llegado tarde a todo, pueda por una noche sentir algo parecido a lo que cuentan nuestros abuelos.

Observas desde la tercera fila como cuatro tipos con cara de buenos chicos dan un recital impecable, profesional, inapelable. Cuatro tipos con los rostros más olvidables que te puedas imaginar. Cuatro tipos que en algún momento de sus vidas decidieron consagrar su talento a la beatificación de otros cuatro. Otros cuatro que ganaron más, bebieron más y follaron más que ellos. Cuatro tipos, en definitiva, que no llegaron tarde y cuyas caras no las olvidará nadie.



Pero como yo soy muy partidario de los perdedores, de los secundarios, de los que casi lo consiguieron, me declaro totalmente fan de los Mersey Beatles.

Y así, cerrando el ciclo de los universos paralelos, de la imitación, de la recreación y la pantomima, me permití emborronar uno de los falsos ladrillos con mi alter ego. Con el nombre de este blog, que casi soy yo pero que nunca lo es del todo.

Ojalá la realidad ofreciese momentos como ese más a menudo y no el frío habitual de la mayoría de las noches. Por lo menos intentemos que las cosas parezcan, aunque no lo sean del todo, para luego construir el recuerdo a nuestro antojo.



Allí, en el arco izquierdo junto al escenario, se puede ver mi falso nombre. Aquello que uno se inventa para que la vida no le sacuda demasiado duro.

7 comentarios :

Publicar un comentario