Otro título estúpido

Ha roto a llover y los clientes entran apresurados en el bar. Portan sus cafés y sus desayunos completos. Huyen de las mesas mojadas de la terraza. Como tarta de chocolate y escribo esto.

Estoy de vacaciones y comer tarta siempre es una buena opción. Mañana cojo un avión para regresar. Ojala algún día lo coja para salir, escapar o buscar. Mis compañeras de trabajo realizan sus tareas. Unas sirven los cafés y otras ordenan facturas y albaranes. Las contemplo desde mis vacaciones de la m3.

Chicas del mundo, nunca me presentéis a vuestros amigos. En serio, no es necesario. Si me esfuerzo les caeré bien. Si me esfuerzo les caeré mal. Prefiero estar con vosotras a solas e imaginar cómo de mal puede acabar la noche.

No soporto tener que compartir vuestra compañía y vuestra conversación con otro. Detesto a los otros como si fueran yo mismo a través del espejo. Los chicos solos me recuerdan tanto a mí, que me dan miedo. Los chicos solos se equivocan al hablar y al callar.

Bien por vuestros amigos cuando estén con vosotras. Bien por ellos cuando duerman o trabajen o escriban. Bien por ellos cuando os invitan a café. Bien cuando os envían mensajes con doble sentido. Bien por ellos.

Aún así, no necesito conocerlos. Me aburren. Si quiero saber algo de ellos prefiero que me lo contéis vosotras. Con eso me conformo.

Casi siempre tenéis amigos de un intenso insoportable. Artistas o metafísicos que me repatea conocer. Gente que pide las copas con cortafuegos. Francamente, no me interesa nada de lo que me puedan decir.

Se me acaba la tarta de chocolate y el vaso de agua. Mañana cojo un avión. Llueve en la Latina. Escribo. Ahora tengo sueño. Quiero comprarme unos pantalones. He de hacer una colada. Necesito una maleta. Estoy de vacaciones.

Cuando regrese quiero que me volváis a llamar, pero no para convertirme en un amigo más. No me hagáis parecer un chico normal al que no me interesa conocer.

Ya tengo bastante con lo mío.

4 comentarios :

Publicar un comentario