La familia bien, gracias.

Estoy algo mejor, quería que lo supierais. Hoy me he curado y no siento esa angustia en el pecho todo el tiempo, esa decepción crónica tan poco saludable. Pese a todo, mi vida va de mal en peor pero me encanta dirigirla sin frenos y a lo loco.

En los últimos días he envejecido diez años y he perdido el sentido del humor. Lo recuperaré, espero.

Durante este tiempo me he refugiado aquí. Todavía no sé cual de los dos se parece a mí.

Mientras lo resuelvo, sabed que me importan tres cojones vuestros comentarios.

Cuantos más mejor, así nos reímos.

Os quiero.

2 comentarios :

Publicar un comentario