Cartas al director

Con lo último que has escrito te has equivocado, me dice mi amiga. Yo le contesto que también vivo de mis errores. No sé muy bien lo que quise decir pero me parece una frase interesante.

Evidentemente el otro día se me fue de las manos un poco el asunto. Primero por lo caliente que iba y lo fácil y gratificante que resulta echarle la culpa a los demás. Segundo por meterme dentro de mis propios comentarios, abducido por mi propio personaje y liarla parda. Pero en fin, tenía la tarde libre y me parecía divertido mandar a la gente al carajo.
Que le voy a hacer, el tiempo libre es lo que tiene. Así que asumiendo que seguramente lo escrito sea un error, no pienso borrar ni modificar nada. Al fin y al cabo esto de tener un blog no es más que una huída hacia delante.

El caso es que me he preguntado de nuevo si esto sirve para algo. He llegado a la conclusión de siempre. No, esto no sirve para nada. No es más que puro divertimento. Algunos se dedican al deporte otros al tuning, qué se yo. Una forma como otra cualquiera de subirse la autoestima y hacerse el interesante. Gratis, con horarios flexibles, casi siempre libre de drogas y lo que es mejor, no se suda. Es decir, una afición como Dios manda, la primera división de los entretenimientos posmodernos o postmodernos, ya me entendéis.

Otras cositas que me gustaría aclarar, ya que dos personas humanas se han tomado la molestia de enviarme dos correos interesadas, son las siguientes.

Sí, yo existo, esto es lo que me pasa y no me lo invento. Los hechos son así. Aunque lógicamente lo escribo a mi manera y subjetivamente, que es la única forma interesante de relacionarse con el mundo. Subjetivamente.

Todos los errores ortográficos y gramaticales son errores. Nunca filigranas estilísticas ni aportaciones vanguardistas al férreo entramado literario dominante. Es decir, yo escribo de pena y muchas veces casi de casualidad… pero, y lo que nos estamos divirtiendo?

Y esto nos lleva a lo último. Mis lecturas favoritas son… ninguna. En serio, yo no leo. Hace años leía alguna novelita y puede que muy de vez en cuando abofetee algún best seller que caiga en mis manos. Pero yo no leo. Y por cierto, no es que me enorgullezca de eso, en absoluto. Creo que es una de mis asignaturas pendientes. Mi falta total de cultura literaria.

Como veis, me he levantado conciliador y amistoso. Así que no jodais mucho con los comments que estoy muy sensible.

9 comentarios :

Publicar un comentario