Mi pequeña boda griega


Pues eso, que ayer al final me casé.

El miercoles ya sabeis que es la noche de las mentiras en la Latina. Y uno está ahí mirando y mintiendo como una ametralladora para al final casarse en un sucedáneo de Las Vegas. Con anillos de mentira y promesas de mentira y padrinos de mentira y ojos negros tienes. Aunque sean verdes.

Ella es griega y se llama Clara por aclamación popular. Es una famosa pornostar de vocación y una filóloga por compromiso, aunque una cosa y la otra sean la misma.

Cuando el cura preguntó yo dije que sí que casi seguro de que sí. Ella por el contrario pidió que que le repitieran la pregunta.

A partir de ahora pienso casarme todas las noches. Ya no me interesa jugar a nada si antes no celebramos una boda. A partir de ahora no pienso jugar al "si fuera" con nadie que no sea mi esposa. A partir de ahora no pienso aumentar las estadísticas comerciales de las camareras (plagio mal) por una temporada.


Luego la buscas aunque sabes que se ha esfumado. Y siempre se te queda esta cara.

3 comentarios :

Publicar un comentario